Feast Days with Bishop Skip | Independence Day

The observance of this day on the Church’s calendar was born out of differences of perspective.  Although lessons and prayers were appointed for a national observance in the Proposed Prayer Book of 1786, they were deleted by the General Convention of 1789 in deference to the majority of the clergy who had remained loyal to the British crown.  Not until the revision of the Book of Common Prayer in 1928 was it restored.

For me a tension continues.  I must confess that any time the life of prayer, worship and Scripture are aligned too closely with national desire I get nervous.  I find that renditions of the flag of the United States printed on a page leaf in the front of a Bible especially troublesome.  Such approaches too often cross the line into nationalism, an idolatry that blurs the distinction of the sovereignty of God and national purpose as if one is equal to the other.  Deuteronomy 10:20 appointed for today says, “…him alone shall you worship.”  Failure to be clear about this is pointed to through the work of “The Southern Poverty Law Center.”  The alarming proliferation of extremist nationalist groups in the United States quoting the Bible and spewing racist, misogynist and intolerant hatred is well documented.

Please do not misunderstand.  I am a patriot and am grateful that I am a citizen of the United States.  When I get to travel I thank service men and women for their offering when I see them in airports.  At the same time, I am very clear that the United States enjoys no favored position with God compared to any other country, people or tribe.  The Collect for the Day asks of God that we “may have grace to maintain our liberties in righteousness and peace.”  There is a proper place for grateful hearts for the sacrifices made to secure our land from tyranny and oppression, as long as we also are willing to repent of the times when we have participated in or remained silent for similar sin.

When at our best, we have been an example of liberty to many over the last 245 years.  We are still working on living into what we say are our ideals as a country, calling us to be open-hearted enough to be able to hear faithful and prophetic critique when what we do as a nation is in conflict with the Gospel.  As disciples of Christ and yet citizens of a nation, what does loving our enemies (Matthew 5:44) and loving the stranger in our midst (Deuteronomy 10:19) look like in national policy?  These are not small questions.  I was present for a poignant moment some years ago when the United States was pondering going to war with Iraq.  A bishop from another part of the Anglican Communion said, “I hope for the day that the words ‘God bless America’ are a prayer rather than a war cry.”  May we be blessed, not for the gain of special status, but in order to be a blessing for the world.

 

 

La celebración de este día en el calendario de la Iglesia nació de las diferencias en cuanto a perspectiva.  Aunque las lecciones y oraciones fueron designadas para celebrarse a nivel nacional en el libro de oraciones propuesto de 1786, la Convención General de 1789 las eliminó en deferencia a la mayoría del clero que se había mantenido leal a la corona británica.  No se restauró hasta que la revisión del Libro de Oración Común en 1928.

Sin embargo, para mí persiste una tensión.  Debo confesar que cada vez que la vida de oración, el culto y las Escrituras se alinean demasiado con el deseo nacional me pongo nervioso.  Me molestan especialmente las representaciones de la bandera de los Estados Unidos impresas en una hoja de la portada de una Biblia.  Estos enfoques cruzan con demasiada frecuencia la línea del nacionalismo, una idolatría que difumina la distinción de la soberanía de Dios y el propósito nacional como si uno fuera igual al otro.  Deuteronomio 10:20 señalado para hoy dice: “…sólo a él adorarás”.  La falta de claridad al respecto nos lleva al trabajo de “The Southern Poverty Law Center”.  La alarmante proliferación de grupos nacionalistas extremistas en los Estados Unidos que citan la Biblia y expresan odio racista, misógino e intolerante está bien documentada.

Por favor, no me malinterpreten.  Soy un patriota y estoy agradecido de ser ciudadano de los Estados Unidos.  Cuando llego a viajar agradezco a los hombres y mujeres por su servicio cuando los veo en aeropuertos.  Al mismo tiempo, tengo muy claro que los Estados Unidos no goza de ninguna posición favorecida con Dios en comparación con ningún otro país, pueblo o tribu.  La colecta del día pide a Dios que “tengamos la gracia de mantener nuestras libertades en la justicia y la paz”.  Hay un lugar apropiado para los corazones agradecidos por los sacrificios hechos para asegurar nuestra tierra de la tiranía y la opresión, siempre y cuando también estemos dispuestos a arrepentirnos de las veces que hemos participado o permanecido en silencio por un pecado similar.

Cuando estamos en nuestro mejor momento, hemos sido un ejemplo de libertad para muchos en los últimos 245 años.  Seguimos trabajando para vivir lo que decimos que son nuestros ideales como país, lo que nos llama a ser lo suficientemente abiertos de corazón como para poder escuchar la crítica fiel y profética cuando lo que hacemos como nación está en conflicto con el Evangelio.  Como discípulos de Cristo y ciudadanos de una nación, ¿qué aspecto tiene amar a nuestros enemigos (Mateo 5:44) y amar al extraño en medio de nosotros (Deuteronomio 10:19) en la política nacional?  No se trata de preguntas pequeñas.  Estuve presente durante un momento conmovedor hace algunos años cuando Estados Unidos estaba reflexionando sobre la guerra contra Irak.  Un obispo de otra parte de la Comunión Anglicana dijo: “Espero que llegue el día en que las palabras “Dios bendiga a Estados Unidos” sean una oración y no un grito de guerra”.  Que seamos bendecidos, no para ganar un estatus especial, sino para ser una bendición para el mundo.

Obispo Skip

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Location: 924 N Niagara St, Saginaw, MI 48602 | Phone: (877) 752-6020
Copyright © 2021 The Episcopal Diocese of Eastern Michigan. Site by CurlyHost.