Feast Days with Bishop Skip | St. John the Baptist


 

So how many shopping days are there until Christmas?  Whatever the specific number of days, John’s birth preceded that of Jesus’ by six months.  According to Luke, Elizabeth became pregnant six months before the Angel Gabriel appeared to Mary.  It is all so poetically portrayed.  This birth figures so prominently in the New Testament witness that the Benedictus, a canticle of praise uttered by John’s father Zechariah after his son’s birth, appears in our worship through the Daily Office.  It helps root us in our common history as Jews and Christians.

Scripture clearly indicates that John’s birth was for a purpose.  Even his naming caused a minor controversy in the family, indicating that something new was occurring when the name chosen for him dispensed with convention. Elizabeth won that argument as Zechariah came around and with newly found freedom proclaimed the great day of God that was dawning in the blessing of all humanity.  John the Baptist was a forerunner so that our feet would be guided into the way of peace, secure in the promise that God is birthing new things among us all the time.

Have you ever met someone who appeared to be living a life for which they were born?  I am thinking of a seminary professor, The Very Reverend Richard Reid, who taught New Testament at Virginia Seminary.  I took a class in the Gospel of John from him that was not merely an academic study, which it was, but also a spiritual adventure.  It was a significant part of my ongoing and daily conversion to the deeper truths of God in Christ.  I recall thinking to myself at one point that this man was born to teach this class.  Not to be overly dramatic, but the universe seemed to be aligned and all would be well as I sat right where I was supposed to be at that moment.  There was a quality of presence that went much beyond the immediate configuration of teacher and students in a seminary classroom.  Something significant of the Spirit was occurring and it was a privilege and gift to be a part of it.

This is something of the quality of John’s ministry as precursor and preparer of the way.  God acts in history as we see the drama unfold in Luke’s Gospel.  God acts in the history of a classroom.  God acts in our history too as our call is really no different than that of John’s.  I do not mean to say that everything we do is pre-planned or pre-ordained.  What I do mean to say is that each moment of life is filled with the fullness of God’s Spirit working in us, through us and among us – the sacrament of the moment if you will.  The focus is on being and becoming a people of wholeness and harmony.  This can be costly work since we know John ended up in prison and was eventually executed for proclaiming God’s truth so clearly that he challenged and threatened the reins of power held by Herod Antipas.  So have many others, throughout history, found their ministry costly.

Our hope is not in a program, good intentions, trying harder, or even being more spiritual.  Our hope is in the One to whom John the Baptist points.

 


 

¿Cuántos días de compras faltan para la Navidad?  Sea cual sea el número concreto de días, el nacimiento de Juan precedió al de Jesús en seis meses.  Según Lucas, Isabel se quedó embarazada seis meses antes que el ángel Gabriel se apareciera a María.  Todo está retratado tan poéticamente.  Este nacimiento ocupa un lugar tan destacado en el testimonio del Nuevo Testamento que el Benedictus, un cántico de alabanza pronunciado por el padre de Juan, Zacarías, tras el nacimiento de su hijo, aparece en nuestro culto a través del Oficio diario.  Nos ayuda a arraigar en nuestra historia común como judíos y cristianos.

Las Escrituras indican claramente que el nacimiento de Juan fue para un propósito.  Incluso su nombre causó una pequeña controversia en la familia, indicando que algo nuevo estaba ocurriendo cuando el nombre elegido para él prescindía de las convenciones.  Isabel ganó esa discusión mientras Zacarías volvía en sí y, con su recién encontrada libertad, proclamaba el gran día de Dios que amanecía en la bendición de toda la humanidad.  Juan el Bautista fue un precursor para que nuestros pies fueran guiados hacia el camino de la paz, seguros en la promesa de que Dios está naciendo cosas nuevas entre nosotros todo el tiempo.

¿Has conocido alguna vez a alguien que parecía vivir una vida para la que había nacido?  Se me viene a la mente un profesor de seminario, El Reverendo Richard Reid, que enseñó el Nuevo Testamento en Virginia Seminary.  Tomé una clase sobre el Evangelio de Juan de él que no era simplemente un estudio académico, sino también una aventura espiritual.  Fue una parte importante de mi conversión continua y diaria a las verdades más profundas de Dios en Cristo.  Recuerdo haber pensado en un momento dado que este hombre nació para impartir esta clase.  No quiero ser demasiado dramático, pero el universo parecía estar alineado y todo iría bien mientras me sentaba justo donde debía estar en ese momento.  Había una presencia de calidad que iba más allá de la configuración inmediata de profesores y estudiantes en un aula de seminario.  Algo significativo del Espíritu estaba ocurriendo y era un privilegio y un regalo formar parte de él.

Esto es algo de la calidad del ministerio de Juan como precursor y preparador del camino.  Dios actúa en la historia como vemos que se desarrolla el drama en el Evangelio de Lucas.  Dios actúa en la historia de un aula.  Dios actúa también en nuestra historia porque nuestra llamada no es diferente a la de John.  No quiero decir que todo lo que hacemos esté planificado o ordenado previamente.  Lo que quiero decir es que cada momento de la vida está lleno de la plenitud del Espíritu de Dios actuando en nosotros, a través de nosotros y entre nosotros – el sacramento del momento.  La atención se centra en ser y convertirse en un pueblo de plenitud y armonía.  Este puede ser un trabajo costoso, ya que sabemos que Juan terminó en prisión y finalmente fue ejecutado por proclamar la verdad de Dios con tanta claridad que desafió y amenazó las riendas del poder de Herodes Antipas.  Muchos otros, a lo largo de la historia, han encontrado caro su ministerio.

Nuestra esperanza no está en un programa, ni en las buenas intenciones, ni en esforzarse más, ni siquiera en ser más espirituales.  Nuestra esperanza está en Aquel a quien señala Juan el Bautista.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Location: 924 N Niagara St, Saginaw, MI 48602 | Phone: (877) 752-6020
Copyright © 2021 The Episcopal Diocese of Eastern Michigan. Site by CurlyHost.